Mostrando entradas con la etiqueta gele. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta gele. Mostrar todas las entradas

La meua terra

La meua terra ...

Poema traduít del original de Fran López Ortín al grupo Tradizions y paroletas d´o nuestro Aragón.

Es lo silénsio de la llarga nit,
solitária sombra.
Aon la rosada gele los óssos,
en los seus frets móssos.

Són matíns de gebra y boira, (dorondón)
herba amerada.
Aulorá la humitat, empapás en ella,
hasta chopás l´alma.

Són vells matíns de treball
daball del sol, deball de la terra,
Díes de estiu acotoláts
per lo soroll del mall, la estral y la fals.

Es lo somni olvidat d´ixos
que per aquí dórmen per a sempre.
Gañits que l´airegaz desperte  (ventolina)
desde la inmensidat callada.

Es ringleres cap al sel,
de charrades sense di cap paraula.
Lo fum de aquelles enchumeneres
que ya mai s´ensendrán.
Es un mar de valls, de montañes,
de roquissals, picosses y masades.
Llugás arefugiats del hibern,
aon se aufeguen les paraules.

Es lo can dels pit roijos
a la primavera.
L´esparvé que escomense la cassera
de los minudets muixóns.

Són ulls pardos que se planten firmes
dabán de les bades del tems y les nafres de l´alma.
Sentí als chiquets balansejánse
cuan lo sers espente lo columpio.

Es la flama del sol al tardet
fonénse en les purnes de la nit.

Es la lluna cuan s´amanix detrás del monte,
ixa que lo seu reflejo al espill de láigua amostre.

La meua terra ...

Es lo silénsio de la llarga nit;
solitária ombra.
Aon la rosada gele los óssos,
y m´acache en los seus móssos.

qué tens oh tiarra meua !



/// Aragonés //
Fran López Ortín , grupo Tradizions y paroletas d´o nuestro Aragón.


A miya tierra...
Ye o silenzio d'a luenga nueit,
solenca güembra.
An a rosada yela os guesos,
con os suyos friyos muesos.
Ye amanixers de yebra e boira,
yerba amerada.
Goler a humedat, empapar-se con ella
dica chopar-se l'esmo.

Ye viellas maitins de treballo
baixo lo sol, baixo a tierra.
Diyas d'estiu acotolaus
por o rudio d'o mayo, l'astral e o facino.

Ye o suenio olvidau d'ixos
que puaqui duermen pa cutio.
Gañidos que l'airera dispierta
ende a inmensidat chitada.

Ye ringleras cara'l cielo,
de charradas sin dizir parabra.
O fumo d'aquellas chamineras
que ya nunca no s'enchegaran.

Ye un mar de vals, de montañas,
de rochas, picachos e masadas.
Lugars arefuchiaus d'o hibierno,
ande s'afogan as parolas.
Ye a canta d'os peti-royos
en a primavera.
O esparvero que prencipia la cacera
d'os pequeños muxons.
Ye güellos vardinos que plantan firme
ante as badas d'o tiempo y as nafras de l'alma.
Sentir os ninos manchugando-se
cuan o cierzo empenta o manchin.
Ye a flama d'o sol en l'atardecer
fundiendose con as purnas d'a nueit.
Ye a luna cuan amanixe tras o mont,
Ixa que o suyo refleixo en o espiello de l'augua amostra.
A miya tierra...
Ye o silenzio d'a luenga nueit,
solenca güembra.
An a rosada yela os guesos,
Y m'acocha con os suyos muesos.
------------------------------------------------

Castellano
Mi tierra...
Es el silencio de la larga noche,
solitaria sombra.
Donde la escarcha hiela los huesos,
en fríos mordiscos.
Es amaneceres de jebra y niebla,
hierba empapada.
Oler la humedad, impregnarse con ella,
hasta calarse el alma.
Es viejas mañanas de trabajo,
bajo el sol, bajo la tierra.
Días de verano exterminados por el
ruido de la maza, el hacha y la hoz.
Es el sueño olvidado de esos
que por aquí duermen para siempre.
Lamentos que el vendaval despierta
desde la inmensidad callada.
Es hileras hacia el cielo,
de conversaciones sin decir nada.
El humo de aquellas chimeneas
que ya nunca se encenderán.
Es un mar de valles, de montañas,
de roquedos, cumbres y masías.
Pueblos protegidos del invierno,
donde se ahogan las palabras.
Es el canto de los petirrojos
en la primavera.
La rapaz que empieza la cacería
de las pequeñas aves.
Son ojos pardos que resisten
ante las grietas del tiempo y las heridas del alma.
Escuchar a los niños balanceándose
cuando el viento empuja el columpio.
Es el fuego del sol en el atardecer
fundiéndose con las chispas de la noche.
Es la luna cuando aparece tras el monte,
esa que su reflejo en el espejo del agua muestra.
Mi tierra...
Es el silencio de la larga noche,
solitaria sombra.
Donde la escarcha hiela los huesos,
y me acuesta con sus mordiscos.

Aón está lo teu llapis

- Aón está lo teu llapis ? - - lo vach perdre, siñó maestre - - y no lay has dit a tons pares? - - ni lloco !!!!!... Man chermana va perdre ...